...

16.5.11

Calma las irritaciones del verano... ¡y rápido!

Calma las irritaciones del verano... ¡y rápido!







Life & Beauty Weekly: Ser saludable

By Lynn Langway for Life & Beauty Weekly


En el verano no todo es color de rosa... y sobre todo la piel. Los insectos pican y la hiedra venenosa está en su apogeo. Y, ya sea que estés disfrutando de tu jardín o de la playa, seguramente te toparás con algo que te dejará esas marcas rojas en la piel que tanto molestan.

Antes de salir al aire libre, lee esta guía para evitar que los problemas dermatológicos arruinen un perfecto día de verano. Y recuerda: Las quemaduras de sol pueden empeorar los problemas de la piel , y por supuesto incrementar el riesgo de cáncer, así que ponte una buena capa de protector solar de amplio espectro SPF30 todos los días antes de salir.





Miliaria (urticaria por sudor)
Este sarpullido, causado por un bloqueo en las glándulas sudoríparas, aparece en las áreas propensas al roce cuando el clima es caluroso y húmedo -- como los muslos o las zonas en donde se pliega la piel. Si estás planeando hacer deporte al aire libre, ponte ropa liviana y suelta, de telas que dejen respirar a tu piel. También aléjate de las cremas para el cuerpo y polvos demasiado pesados, que pueden taparte los poros y aumentar la probabilidad de que aparezcan ronchas. Si te sientes mareada o con náuseas después de haber estado en el sol, llama a tu médico inmediatamente, es posible que sufras de insolación.



Picaduras de insecto
Moscas, mosquitos, hormigas coloradas y otros bichos pueden dejarte ronchas molestas y que pican. Tu mejor arma son los repelentes de insectos que contienen DEET, especialmente al amanecer y al atardecer. Después las fiestas o de las tardes en el jardín, vacía la piscina inflable, tira el agua de las hieleras y cualquier otro recipiente, ya que los mosquitos ponen sus huevos en el agua estancada. Y si notas que alrededor de una picadura de mosquito tienes como anillos concéntricos, consulta a tu médico ya que puede tratarse de un signo de la enfermedad de Lyme.



Urticarias causadas por plantas
¿Alguna vez has notado zonas de tu piel con ronchas rojas y pequeñas ampollas después de un día de caminata o una tarde en el jardín? Si es así sabrás que hay pocas afecciones de la piel más irritantes que la que causan los aceites de la hiedra venenosa, el roble venenoso o el zumaque venenoso. Estas plantas pueden causarte una reacción cutánea con tan solo tocar una herramienta de jardín o una mascota que haya estado en contacto con ellas.

Aprende a reconocer las plantas venenosas de tu zona y pregúntale a tu dermatólogo acerca de las lociones bloqueadoras de hiedra venenosa disponibles en venta libre. Si vas a ir de caminata, procura ponerte pantalones largos y una camisa de manga larga también y lávales con agua caliente una vez que te las hayas quitado. ¿Vas a trabajar en tu jardín? Utiliza guantes descartables, o unos normales que lavarás después de cada uso, y limpia tus herramientas con alcohol. Si tocaste una de estas plantas urticantes, puedes disminuir las probabilidades de sarpullido si te lavas la zona afectada con jabón y agua dentro de los 30 minutos posteriores al contacto. Consulta a tu médico si el sarpullido se ubica alrededor de los ojos, la boca o el área genital, o si causa dolor e hinchazón.



Alergias provocadas por el sol
¿Te ha pasado que tu piel se enrojece o te salen pequeños granitos o manchas después de haber estado al sol tan solo unos minutos? Si es así, es posible que sufras de sensibilidad al sol, una afección que puede ser hereditaria o provocada por ciertos medicamentos, incluyendo antibióticos e ibuprofeno.

Si tu piel es sensible al sol, necesitarás tomar precauciones especiales cuando estés al aire libre. Aplica una pantalla solar cada dos horas. Ponte anteojos de sol, un sombrero y pantalones y camisetas de manga larga y trata de no exponerte al sol en las peores horas del día (entre las 10 a.m. y las 3 p.m.). Consulta a tu médico de inmediato si sientes que te vas desmayar o si tienes fiebre después de haber estado bajo el sol.



Dermatitis del nadador
Puede que el agua que parece tan cristalina y tentadora no esté tan limpia como crees. Los parásitos microscópicos que viven en el agua dulce y los piojos de mar que abundan en el agua salada pueden ir a parar a tu cuerpo y causar pequeños granitos rojizos o ampollas.

Para reducir el riesgo de exposición, no nades en áreas donde haya alertas por contaminación del agua y evita sumergirte en zonas turbias y pantanosas (las piscinas con cloro no representas ningún problema, salvo que seas alérgica al cloro). Sécate con una toalla ni bien salgas del agua y dúchate lo más pronto que puedas. Enjuaga tu traje de baño y equipo de buceo (aletas, tubos, etc.) con vinagre o alcohol y luego lava los trajes con agua caliente. Si crees que tienes una infección llama a tu médico.





Cómo detener la picazón
"Las ganas de rascarte pueden ser incontrolables, pero trata de resistir en la medida de lo posible", dice el Dr. Larry Millikan, dermatólogo en Meridian, Miss. y profesor emérito en la Tulane University. "Puedes rascarte de tal forma que crearás una entrada perfecta para las bacterias que pueden causar infecciones secundarias graves", nos advierte.

Millikan aconseja a las personas que no puedan controlarse que, en lugar de rascarse, froten la zona (procura que las uñas de tus hijos siempre estén cortas y extra limpias, por si se les olvida y se rascan). Puedes calmar la irritación con estos remedios clásicos:



  • Compresas frías, hielo, baños frescos con bicarbonato de sodio
  • Loción de calamina
  • Cremas y sprays con hidrocortisona
  • Antihistamínicos de venta libre (siempre y cuando sean apropiados para la edad de la persona que los va a tomar).

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

 

Twitter

Google +

Facebook

Pinterest

Periscope


Esposa Perfecta en Periscope

@EsposaPerfecta

Instagram