...

14.4.12

Lo que no te mata te hace más fuerte.

Lo que no te mata te hace más fuerte.





Life & Beauty Weekly: Ser feliz

By Catherine Ryan for Life & Beauty Weekly


El calentador se rompió y tu sótano se está inundado. No pudiste cumplir con un plazo decisivo en el trabajo. Tu hermana te anuncia que se va a divorciar.

Cuando los problemas inesperados atacan, puede parecerte que el mundo se te viene encima. “Pero, frente a las situaciones estresantes de la vida puedes salir airosa y hasta enriquecida", explica Russell Newman, doctor en psicología clínica y coautor de la guía de la American Psychological Association para sobrevivir a problemas importantes.





La resiliencia, es decir la habilidad de adaptarse y de lidiar con situaciones traumáticas, es un conjunto de actitudes y comportamientos que ayudan a las personas a superar la adversidad. “Es más, la resiliencia no es algo innato; es una serie de habilidades que podemos aprender", añade Newman. Aunque estés en un buen momento de tu vida, recuerda estas cuatro formas esenciales para construir la resiliencia y podrás enfrentar cualquier situación difícil que se te presente.

1. Mantente en contacto.

Cuando estás frente a una situación personal difícil, es muy tentador aislarte del mundo que te rodea. Pero el aislamiento puede hacer que los problemas parezcan aún más graves de lo que realmente son. “Un sentido de pertenencia y de conexión al mundo, es uno de los factores claves para construir la resiliencia", dice Newman, porque cuando compartes tus problemas con tu familia o con amigos que te apoyan, no te sientes tan sola. Pide ayuda y explícale tu problema a tus seres queridos. Una amiga compresiva a la que le puedas contar tus problemas puede ayudarte a darte cuenta de que la situación difícil que estás viviendo no es el fin del mundo. (Si rezar te ayuda y te da fuerzas, inténtalo también)



2. Construye tu propia estrategia.
Los contratiempos inesperados pueden hacerte sentir un tanto impotente. Toma el control de la situación creando un plan detallado para resolver tu problema. Por ejemplo, si te han despedido, escribe una lista con los pasos a seguir para encontrar un nuevo trabajo, como mejorar tu CV o llamar a tus contactos profesionales. Empieza cuanto antes a cumplir con los puntos de tu lista. “Si tienes un plan preciso, sentirás que tienes el control y que puedes superar la situación, esto te da estabilidad para enfrentar una situación que antes parecía incontrolable", dice Newman.



3. La esperanza nunca muere.
Las personas resilientes tienden a ser más optimistas que el resto y es que tener una actitud positiva las ayuda a enfrentar los problemas complicados sin hundirse en la desesperación. Si eres de las que ve el vaso medio vacío, puedes aprender a ser optimista. La próxima vez que empieces a sentir que las cosas nunca se van a arreglar, piensa en tu amiga más optimista y trata de imaginarte qué haría ella en tu situación. “Eso te ayudará a poner en tu cabeza un pensamiento positivo y evitarás seguir centrándote en lo negativo", dice Newman.


4. Piensa en tus triunfos.
Si la última vez que te peleaste con tu pareja te ayudó consultar con una buena amiga, meditar o salir a correr, es muy posible que lo mismo te ayude cuando la situación se vuelva a presentar. “Recordar qué fue lo que te ayudó a superar situaciones difíciles en el pasado te sirve para identificar las herramientas que te serán útiles para resolver tus problemas actuales", señala Newman. Con el tiempo, cada obstáculo que logres superar aumentará tu confianza para lograr manejar cualquier situación difícil y sentirte cada vez más fuerte.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

 

Twitter

Google +

Facebook

Pinterest

Periscope


Esposa Perfecta en Periscope

@EsposaPerfecta

Instagram