...

19.9.13

Los hábitos alimentarios de mi esposo no son muy sanos, y tampoco hace ejercicio.

Los hábitos alimentarios de mi esposo no son muy sanos, y tampoco hace ejercicio. ¿Cómo puedo ayudarlo a cambiar, sin fastidiarlo?


¿Cuál es la clave para que tu marido adopte hábitos más saludables sin llegar a acosarlo? La respuesta se resume en una sola palabra: diversión.

En vez de parecer un disco rayado recordándole a diario lo que debe hacer, o fulminarlo con la mirada cada vez que va a la cocina, busca una estrategia que no le genere presión. Piensa en actividades que puedan hacer juntos: andar en bicicleta, hacer caminatas, o pasear el perro. Salgan juntos a comprar al mercado, para elegir las frutas, las verduras y las proteínas más magras. Luego, prueben con algunas recetas saludables y divertidas.

Si lo regañas constantemente, más rebelde se mostrará; mejor es predicar con el ejemplo y no dramatizar. No trates de hacer todos los cambios a la vez: mejor es incorporar poco a poco las comidas y las actividades saludables en la rutina que tienen en común. Cuanto más agradables sean los nuevos hábitos, más genuinamente querrán sostenerlos en el tiempo. En poco tiempo verán cómo han cambiado sus hábitos los dos, ¡y la relación de pareja también estará más fuerte para afrontar otros cambios!


Dawn Jackson Blatner, RDN, es un nutricionista registrado de Chicago y el autor de The Flexitarian Diet.




By Dawn Jackson Blatner for Life & Beauty Weekly
 

Twitter

Google +

Facebook

Pinterest

Periscope


Esposa Perfecta en Periscope

@EsposaPerfecta

Instagram