...

8 ene. 2013

Textual description of firstImageUrl

¿Te estás autosaboteando en el trabajo?

¿Te estás autosaboteando en el trabajo?



 
¿Te sientes frustrada en el trabajo? ¿Hace siglos que no recibes un ascenso? No te apresures en criticar a tu empresa... ¡es posible que seas la culpable! Podrías estar saboteando tu carrera a pesar de tus mejores intenciones. Presta atención para evitar estas cinco trampas laborales y recibe consejos de profesionales sobre como obtener un ascenso, un aumento y más.

Tu error: No participas en las reuniones porque tus ideas no te parecen lo suficientemente buenas o, por el contrario, hablas demasiado.

Por qué te perjudica: Los demás creen que no contribuyes.

Qué hacer: Haz un esfuerzo por hablar, dice Kate L. Ward, consultora en carreras y escritora de Personality Style at Work. “Dite a ti misma, ‘Conozco este tema y mi contribución es tan válida como la de cualquier otra persona’. Aumenta tu confianza preparándote antes de las reuniones y vistiendo ropa que te haga sentir bien”.
Por otro lado, si opinas demasiado seguido o con demasiado énfasis, la gente puede tomarte por alguien que cree que lo sabe todo. Corres el riesgo de que tus colegas piensen que hablas demasiado y que no vale la pena tomarte en serio. Para resolver este problema, “esfuérzate en escuchar las opiniones de los demás y no interrumpas”, dice Ward. También observa las reacciones de las personas que te rodean. “Si cambian su centro de atención o levantan la mano mientras estás hablando, deja de hacerlo”, dice Kathi Elster, coach ejecutiva y co-autora con Katherine Crowley de Mean Girls at Work.

Tu error: No te unes a las conversaciones de la sala de descanso porque no quieres dar una imagen de perezosa.

Por qué te perjudica: Si bien es cierto que no es conveniente conversar demasiado durante las horas de trabajo, si te mantienes aislada corres el riesgo de perderte oportunidades de entablar relaciones y enterarte de las novedades de la empresa.

Qué hacer: Sonríe y saluda a todos tus colegas. “Puedes ser amistosa sin tener que ser su amiga”, dice Elster. No te conformes con solo charlas profesionales y descubre qué tienes en común con tus compañeros de oficina. Y felicita a tus colegas cuando hacen algo bien, o cuando realmente lo han intentado. Intenta diciendo: “Se nota que le has dedicado mucho trabajo a esta idea. ¿Qué te parece si cambiamos un poco el enfoque?”

Tu error: Compartes tus opiniones (buenas o malas), tanto en la oficina como en línea.

Por qué te perjudica: La gente puede tildarte de cizañera.

Qué hacer: Si tienes un problema con un colega, habla con la persona cara a cara y de forma diplomática, y deja los problemas de la oficina en la oficina. “Nunca es aceptable hablar de forma negativa acerca de tu empresa, tu jefe o tus colegas”, dice William DeFoore, Ph.D., presidente del Institute for Personal and Professional Development en Addison, Texas. “No ganarás nada, y tu jefe podría enterarse. Mejor, expresa tu reconocimiento por los aspectos positivos de tu trabajo. Las personas quieren trabajar con empleados positivos, confiables y productivos, y ascenderlos”.
Y recuerda que tus colegas pueden ver tus tweets y publicaciones de Facebook, así que mantén tus problemas y opiniones personales acerca de asuntos controversiales fuera de la web. Ward sugiere: “Pregúntate a ti misma: ‘¿Me sentiría cómoda si mi abuela, mi madre o mi jefe leyeran esto?’”.

Tu error: Actúas de forma defensiva durante las evaluaciones de desempeño o frente a los problemas de trabajo.

Por qué te perjudica: Tu jefe puede verte como alguien inmaduro o cerrado al cambio.

Qué hacer: En lugar de tratar de explicar tu comportamiento o echarle la culpa a alguien más, escucha con atención y piensa qué puedes hacer para resolver el problema, recomienda DeFoore. “Pocas personas saben cómo aceptar las críticas, pero es esencial si quieres que te vean como alguien pragmático y dispuesto a mejorar”.

Tu error: No te fijas en los anuncios de empleo cuando estás en tu casa porque sientes que estás traicionando a tu empresa.

Por qué te perjudica: Aunque estés satisfecha con tu trabajo, siempre debes estar abierta a nuevas oportunidades. Nunca se sabe cuándo las cosas pueden cambiar, o si tus aptitudes ya no serán suficientes para responder a las exigencias del mercado.

Qué hacer: Actualiza tu currículum y tu perfil de LinkedIn regularmente, únete a comités y asiste a eventos comerciales para mantenerte al día y enterarte de nuevas oportunidades. “Considera tu puesto actual como un escalón en el camino hacia tus objetivos”, dice DeFoore. “Construye una visión de tu futuro y evalúala regularmente. Como dice el dicho ‘Si no sabes adónde vas, es muy probable que nunca llegues’”.

Michele Meyer es escritora independiente especializada en belleza, moda y celebridades para MORE, Travel + Leisure y USA WEEKEND. Esta antigua corresponsal de Allure y Lucky también ha publicado artículos en InStyle y Real Simple. Ya ha escrito antes para Life & Beauty Weekly. Foto de portada pixabay/concord90

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

 

Instagram

Esta web utiliza cookies, lee más AQUÍ Si continuas navegando estás aceptándola My site uses cookies, learn more HERE If you continue reading you are accepting it
POLÍTICA -COOKIES- POLICY