...

26.2.18

La peor maestra

La peor maestra



Los 80 fue la abolición las formas de educación basadas en castigos físicos, pero recuerdo que las maestras aunque ya no podían dar un coscorrón o jalar las orejas, se daban sus mañas para hacerlo sin comprometerse. En segundo de primaria a una maestra que ponía a una niña de "capataz" de los demás ella pasaba entre las filas y si no habías terminado te daba un reglazo en la cabeza; como el verdugo, era una alumna y no ella pues estaba "bien" y hasta chistoso era ver cómo algún compañero salía corriendo mientras la otra lo perseguía para dárle el reglazo.


En sexto, tuve a la peor maestra de la historia, para empezar la señora tenía 2 trabajos, en la mañana en mi colegio y en la tarde en una escuela pública, y todos los días nos dejaba solos para salir antes y llegar a su otro trabajo. Por si fuera poco su hijo iba en mi clase, así que además de ser la maestra también era la mamá del "perenganito" y obviamente el tipo era INTOCABLE.


Antes las maestras podían fumar en el salón de clase porque era socialmente aceptable, todos estábamos acostumbrados, así que quién se portaba bien, o terminaba primero tenía el priviliegio de ir a lavar el cenicero de la maestra, ¿ya están lo suficientemente asustadas?, pues aún viene más.


La muy querida profesora no era capaz de controlar un grupo de pre-adolescentes ella sola, así que inventó los jefes de fila que no era otra cosa que la versión con nombre de lo que hacía la maestra de segundo, el jefe de fila tenía como tarea poner órden, repartir cuadernos, recoger tareas, mientras la maestra mantenía su trasero en el escritorio echando humo y sólo lidiaba con los 5 jefes de fila, porque era responsabilidad de ellos la disciplina. Caldo de cultivo para el bullying.


Ese ciclo escolar en el salón hubo bullying, juegos sexuales, hasta brujerías porque una niña llavaba una ouija diario y cuando la maestra se iba temprano comenzaba la invocación. Y se preguntarán ustedes ¿cómo los padres lo permitían? Pues realmente ignoro qué hacían los papás de otros niños, si se quejaban o no, lo cierto es que un día la dirección decidió poner las clases de inglés a última hora para no dejarnos solos, que sabios no?


Lo cual supongo sirvió de algo, pero el caos seguía reinando, y el nepotismo; porque adivinen ¿quién era uno de los jefes de fila?, sí el hijito de la teacher, recuerdo guerras de cerbatanas con las plumas bic, levantadas de falda, jalones de pelo, y lo mejor fue la clausura de fin de año, todos practicando el vals y un baile que terminó  cómo era de esperarse MAL.


Estábamos a punto de bailar cuando la pareja de una de las amigas del hijito de la miss no llegó a la fiesta y así delante de padres de familia, directivos, invitados me señaló y me gritó tú no bailas... así de grandes los HU...TES de la señora, me dejó helada parada mientras todos comenzaban el baile.


Mi mamá se levantó de la mesa y le dijo algo muy claro, "usted no debería ser maestra," entre otras muchas cosas que no recuerdo muy bien, pero que fueron seguramente muy ciertas. La verdad se destapó demasiado tarde, todo el ciclo escolar se hizo de la vista gorda con lo que pasaba en el salón o igual y ni cuenta se dió; y nadie decía nada porque el comandante de los motines era su bebé, el cual era bastante cobarde, porque apenas le hacián algo, ahí sí iba a llorar a las faldas de mamita.



La culpa obviamente no era de él, ni de los niños que traían las cerbatanas, ni de las invocaciones demoniacas, era de la la escuela y de la maestra; los niños no decían nada en casa porque tarugos no eran, al decir todo lo que pasaba era probocar que se eliminaran esos grandes recesos, y no hay mayor bendición cuando eres alumno que tener una maestra barco que te deje hacer y deshacer.



Conclusión, sí existen las malas maestras, porque lo que les cuento fue hace ya 3 décadas pero el año pasado me ví en la necesidad, como mamá de tomar la decisión de un cambio de escuela, porque ahora no se permite fumar, pero sí se permite que estén en el teléfono durante la clase, ya no te darán reglazos, pero si te pueden inventar un TDA para deslindarse de la culpa, las malas maestras SÍ existen, están allá afuera y siguen con las nylons pegadas al escritorio viendo sus redes sociales y dejando solos a los niños con su indiferencia.


Signature Karina


Foto de portada pixabay/alexas_fotos

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

 

Twitter

Google +

Facebook

Pinterest

Periscope


Esposa Perfecta en Periscope

@EsposaPerfecta

Instagram